marketing sensorial

Del Marketing Sensorial a la Neuroviralidad

Indice de Contenido - Click para Acceder a cada sección

Ya lo hemos definido en otras ocasiones pero no está demás que hagamos un repaso a la definición de Marketing, que consiste en:

Llegar al potencial cliente con el producto correcto, en un momento determinado, y en el lugar indicado

Con los nuevos canales de comunicación, una idea tiene el potencial suficiente para poder llegar a un gran cantidad de personas, y que ésta se convierta en viral si conocemos cuales son las “teclas” que hay que tocar en la mente de las personas a las que estamos tratando de  impactar con nuestros productos o servicios.

Esta también es una forma de diferenciarte de tu competencia, el dotar de información adicional y sensorial que logre afectar a las percepciones que tienen los consumidores sobre tus productos o servicios para, de esta forma, influir en su toma de decisiones.

Cuantos más sentidos involucremos en nuestros productos o servicios más probabilidad hay de lograr que ese consumidor se decante por nosotros en detrimento de nuestros competidores.

En este proceso de decisión entran muchos factores, como la educación, la percepción de lo que estamos viendo en ese momento, pero sin duda también entran en juego factores sensoriales que percibimos a través de la vista, el olfato, el gusto, el tacto.

¿Cómo podemos aplicar el Marketing a los sentidos?

Hay un concepto que surge como consecuencia de fusionar el Marketing con la Neurociencia, que se llama neuromarketing, que aplica técnicas propias de la neurociencia para conocer cuáles son los efectos que produce la publicidad, la marca o cualquier estrategia de comunicación en el cerebro humano.

¿Cómo mide el neuromarketing nuestros comportamientos?

En realidad hay varias técnicas para medir como actúa nuestro subconsciente ante determinados estímulos, te enumero las siguientes:

El electroencefalograma – Partiendo de la base de que las células del cerebro se comunican entre sí, este tipo de examen mide la actividad que se produce cuando se aplica un estímulo. No se trata de una prueba que sea molesta, simplemente hay que colocar unos electrodos en el cuero cabelludo y evitar alimentos y bebidas que contengan cafeína unas horas antes.

La Magnetoencefalografía – es una técnica que también es poco invasiva, la cual mide la actividad cerebral por medio de la captación de campos magnéticos. A diferencia con la anterior es que la resolución espacial no es tan limitada y que registra la actividad eléctrica primaria, cuyos campos magnéticos no sufren problemas de atenuación o modificación de la conductividad.

En realidad, este tipo de exámenes son útiles para medir la actividad cerebral, pero necesitamos algo que tenga relación con la neurociencia y que involucre la mayor cantidad de sentidos posible.

El Packaging es una Solución

El packaging es uno de los elementos de marketing que tiene la empresa para presentarse ante potenciales clientes, llamar su atención y fijarse en la mente del consumidor.

¿Qué pasa si unimos packaging con neurociencia?

Aparece el concepto de neuropackaging, en el que el consumidor siente cierta conexión con un producto, desencadenando un cierto tipo de sentimiento de placer o lo contrario, y que en realidad pueden alterar su percepción en relación a otros productos similares.

Ejemplos como el de las cajitas de ColaCao, las de hace años, en las que aparecían unas mujeres trabajando con el cacao, o el osito de Mimosín… son ejemplos en los que vemos  que las marcas han creado una imagen asociada a su producto, y es por eso que cuando vemos una determinada imagen o una canción, esta nos trae recuerdos de un producto determinado.

El continente de nuestro producto no es simplemente algo que lo resguarda de los golpes, o para que no se ralle, sino que sirve como primer punto de contacto con el consumidor, y como tal, debe proporcionarle sentimientos agradables, positivos, y que impacten para que no se olvide de lo que representa ese producto.

El neuropackaging debe tener en cuenta el diseño del producto, pero también el tipo de tipografía que se utiliza, ¿Qué queremos expresar? ¿Qué tipo de olor queremos incluir? Mucha gente se siente atraída por el “olor a nuevo”.

¿Es agradable al tacto? ¿Por qué elegir un color u otro? Tanto el material, como el color o la forma del packaging pueden influir en la toma de decisiones de los consumidores.

Una forma de estimular de una manera más directa con el packaging es con la inclusión de imágenes, ya que somos más receptivos ante las imágenes. Pero un packaging recargado de imágenes puede crear el efecto contrario al deseado.

Si aplicamos de esta forma la Neurociencia al packaging teniendo en cuenta en involucrar la mayor cantidad de sentidos posible, podemos hacer que un producto destaque entre los demás.

Debemos conseguir que el consumidor se focalice en nuestro producto la mayor cantidad de tiempo posible, motivándolo por medio de los sentidos, como hemos dicho anteriormente, de esa forma aumentará las probabilidades de que surja interés por nuestro producto.

Con el Neuromarketing aplicado a Internet, lo que intentamos hacer es crear estímulos que generen emociones para conseguir un tipo de respuesta, como podría ser que una determinada pieza de marketing  se extienda lo máximo posible por Internet, o sea, que se convierta en viral.

La neuroviralidad surge entonces con la idea de conseguir que ciertos elementos de marketing que hemos creado, sean difundidos por la mayor cantidad de personas posible, la idea es que ese contenido genere una emoción como para que el usuario lo comparta entre sus contactos.

¿Cómo hacer que un contenido sea viral?

Hay muchos artículos en Internet que hablan de la viralidad y de su importancia, pero la realidad es que no hay un manual que explique paso a paso cómo crear un contenido que se convierta en viral.

Pero sí sabemos que hay ciertas cosas que se pueden hacer y que aumenta la probabilidad de que un contenido se convierta en un fenómeno viral, por ejemplo:

El storytelling u otras técnicas que se basan en la creación de historias que llamen la atención del consumidor. Se trata de un arte y éste puede hacer que un usuario conecte definitivamente con la marca, no hablándole de las características de los productos sino de beneficios emocionales que conseguirá con ese producto.

El sentimiento de pertenencia es reconocerte como usuario que formas parte de un equipo, de una marca, de un grupo. Por ejemplo, un equipo de fútbol puede apelar a los sentimientos de sus afiliados para que compren más abonos creando un eslogan como: “juntos somos un equipo”.

Lo diferente e innovador es algo que también puede hacer que un contenido se vuelva viral, ya que preferimos las cosas que rompen con lo habitual, o que nos sorprende …

… incluso podemos adoptar estrategias de vinculación de sentimientos con la marca, por ejemplo, el caso de CocaCola que ha vinculado el sentimiento de felicidad con su marca.

Conseguir aplicar todo este conocimiento a productos o servicios no es sencillo, hay que tener en cuenta muchos factores pero el alcance es inimaginable.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar